«Una empresa con 500 trabajadores tiene su enfermera del trabajo y, sin embargo, un centro escolar con 500 o más alumnos carece de ella»- Enrique Gómez, enfermero escolar

 En

Una familia de Molina de Segura iniciaba hace unas semanas una recogida de firmas en change.org para pedir un enfermero escolar de forma permanente en el centro educativo donde estudia su hijo, de seis años, al que le acaban de diagnosticar diabetes tipo 1. La familia teme que nadie pueda atender actualmente al pequeño ante cualquier circunstancia adversa que pudiera sobrevenirle por la afección que padece. La incorporación de enfermeras y enfermeros escolares fijos y exclusivos sigue siendo una asignatura pendiente en los centros educativos de la Región de Murcia. Así lo pone de manifiesto el Observatorio de Enfermería Escolar del Consejo General de Enfermería (CGE). La ratio en la Región de Murcia, según los datos del Observatorio, sería de unos 2.750 alumnos por cada enfermera o enfermero escolar. Enrique Gómez Blanco es uno de ellos. Por un lado, reclama la presencialidad y exclusividad del profesional de enfermería en centros donde existe alumnado con patologías concretas. Y plantea esta comparación. «Una empresa con 500 trabajadores tiene su enfermera del trabajo y, sin embargo, un centro escolar con 500 o más alumnos carece de ella» afirma, algo que se podría revertir con la contratación de más personal. Enrique, reconoce, no obstante, que las condiciones laborales han cambiado para bien. «Ahora tenemos contratos de mayor duración lo que nos permite cierta continuidad para implementar proyectos en un mismo centro».

El enfermero o enfermera escolar cumple dos funciones principales. La de prestar asistencia sanitaria en caso de urgencias o un seguimiento de niños con patologías concretas y una tarea fundamental de educación para la salud y de promoción de hábitos saludables. Estas charlas y talleres que las enfermeras y enfermeros imparten en el aula, defiende Enrique, deberían ser tan importantes como cualquier otra asignatura porque de lo que se trata es de prevenir conductas de riesgo y malos hábitos a largo plazo formando a los adultos saludables del futuro y disminuyendo el gasto sanitario. Higiene buco-dental, alimentación saludable, salud emocional, prevención de abusos en la infancia, educación afectivo-sexual y prevención de hábitos tóxicos son algunos de los programas que se llevan a cabo en las aulas de la Región por estos profesionales que cuidan de la salud de nuestros menores y proporcionan tranquilidad a tantas familias.

 

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat