Más de 400 escolares se han unido al movimiento #INTFluencers impulsado por el colegio CEU San Pablo que pretende expandirse al resto de España

 En

Más de 400 niños y adolescentes de la Región se han unido a ‘INTfluencers con t’, un movimiento impulsado por el Colegio CEU San Pablo que nace en Murcia y pretende expandirse al resto de España con un objetivo: convertir a los niños y adolescentes en protagonistas de la creación de una nueva era digital amable, respetuosa y humanista, según ha explicado Belén López, directora del CEU San Pablo, en una entrevista con Radio Compañía.

El pasado jueves 17, los #INTFluencers, preadolescentes de 11 y adolescentes de 16 años, hicieron público un manifiesto en CEU San Pablo de Molina de Segura con sus propuestas para esa nueva era digital, ante autoridades, instituciones y representantes del mundo de la empresa y el ámbito educativo.

Pero, ¿qué es ser un #INTFluencer?

Pablo y María, alumnos de 6º de Primaria del Colegio Miralmontenos, explicaron que ser #INTFluencer es «estar comprometidos y ser responsables con el buen uso de las tecnologías». Para formar parte de este movimiento, «hay que ser además íntegro», añadió Borja, alumno también de 6º del Colegio CEU San Pablo.

Alonso, alumno del Colegio Maestro Fco. Martínez Bernal, es #INfluencer porque «quiero levantar la voz y decir a otros niños que no estén tanto tiempo con el móvil; que disfruten haciendo otras cosas: bailar, cantar, ensuciarse… porque estar en tu casa solo no mola tanto como jugar al fútbol con tus amigos, e incluso hacerme daño… ¡que así es la vida!».

Lo mismo piensa Juan, alumno de 6º de Primaria del Colegio Nuestra Señora de los Remedios: «La vida no gira en torno al móvil, ¡ahí están los amigos!». Porque «una era tecnológica y digital, sin un adecuado equilibrio, nos hace infelices, nos aísla y nos aleja de lo importante», destacaron en su manifiesto.

Por ello, Jimena, alumna de 6º de Primaria del Colegio Nuestra Señora de Atocha, pidió originalidad «porque creo que todo el mundo está ya harto de ver en las redes sociales a la misma persona pero en diferentes cuerpos». «Todos queremos tener una vida perfecta y hacer las mismas cosas, y no nos damos cuenta de que no estamos siendo nosotros mismos ni somos nada originales», contó.

En la misma línea, María, del Colegio Miralmonte, animó a otros preadolescentes a «publicar en las redes sociales lo que somos y no lo que queremos ser». «No hablamos de no usar las nuevas tecnologías sino de hacer un buen uso de ellas, porque hoy en día son imprescindibles para trabajar o para comunicarnos», matizó Lola, alumna de 12 años del Colegio CEU San Pablo, al tiempo que añadió que «hacer un buen uso significa no meterte con otros ni abusar de ellos, y utilizarlas desde el respeto y la responsabilidad».

¿La alternativa a un uso abusivo de la tecnología? Álvaro, alumno del Colegio Nuestra Señora de los Remedios, lo tiene muy claro, al igual que el resto de los #INTFluencers: «Deberíamos salir más a la calle, en lugar de estar encerrados jugando con el teléfono o la consola; cuando hablamos con nuestros amigos aprendemos muchas más cosas».

«¿No es mejor quedar con tus amigos o familiares que chatear con personas que no conoces?», se planteó Jorge, del Colegio Nuestra Señora de Atocha. «Los niños de mi edad abusan de las tecnologías; lo pensamos todos, pero muchos no lo dicen porque se dejan llevar por la corriente», aseguró.

Mensaje de los hijos
Pero no todo está en sus manos. Los #INTfluencers solicitaron también una respuesta del entorno empresarial para una racionalización del teletrabajo. «A todas las empresas de Murcia: ‘Por favor, permitid que nuestros padres se desconecten para que dejemos de estar huérfanos’», coincidieron.

También se dirigieron a los políticos: «Hemos preferido no pedirles nada», explicaron en su manifiesto. «Creemos que ellos solos recapacitarán sobre si su comportamiento en las redes sociales es ejemplar y puede contribuir a la construcción del entorno digital respetuoso, veraz y humanista que perseguimos», subrayaron.

Por último, el manifiesto se dirigió a sus padres y a sus familias. Les piden cercanía, emociones, espacios de tiempo compartidos de verdad y rutinas familiares. «Les pediría que no estén tanto tiempo con el móvil y que hablemos más», dijo María, del Colegio Maestro Fco. Martínez Bernal.

«No pueden pensar en nosotros como en una generación tonta; a nosotros nos importa todo esto como a ellos en su época les importarían otras cosas», expuso Jimena. «Me ha gustado escuchar hoy a los adultos reconocer que ellos también abusan del teléfono o hacen algún mal uso de Internet, porque siempre nos echan la culpa a los niños cuando ellos también comenten errores», afirmó.

Ellos se comprometen
Pablo, del Colegio Miralmonte, hizo suyo un mensaje compartido: «Tenemos que ayudar a los adultos para que comprendan que el impacto de las tecnologías no es una tontería». Este fue uno de sus compromisos, pero no el único. Los #INTFluencers han elaborado su propio código de buenas prácticas en el que se comprometen a utilizar los recursos digitales para construir, empoderar y promover lo positivo que les rodea y de quienes les rodean, «nunca para destruir, denigrar o perjudicar a nadie», alegaron.

Igualmente, se responsabilizan a crear en casa dinámicas y rutinas de relación personal emocionales, didácticas, de ocio, etc. que rescaten lo verdaderamente real e importante: «nuestras familias». Al mismo tiempo, demandan a sus padres que se desconecten, «que nos miren a los ojos cuando les hablamos y que nos concedan el espacio de atención, cariño e interacción que necesitamos».

Autoridades e instituciones locales también mostraron su apoyo a este movimiento en el acto de presentación del manifiesto y el decálogo, y en el que participaron: el alcalde de Molina de Segura, Eliseo García Cantó; el presidente de la Asociación Murciana de Empresas del Sector de las Tecnologías de la Información, de las Comunicaciones y del Audiovisual (Timur), Juan Celdrán Alenda, y el jefe de Infraestructuras TICs en la Universidad de Murcia, Miguel Ángel García Lax. Además, dos grandes referentes en la materia mostraron su apoyo apadrinando el movimiento, como son Marc Masip, psicólogo y experto en adicción a las Nuevas Tecnologías, y Berta Bernad, exinfluencer, periodista y propietaria de una agencia de marketing.

Los alumnos también estuvieron arropados por Isabel Gadea, concejala de Educación de Molina, las autoras de ‘Locas por Vivir’ Marian Guillén y Laura Carmona, y la psicóloga Carmen Pérez Saussol, autora del libro ‘Educar con una sonrisa’, entre otras personalidades del mundo de la política, la cultura, la universidad y la empresa.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat