La actriz Ángeles Martín nos habla de la comedia Hechos y faltas, que se representará el viernes en el Teatro Villa de Molina

 En

El próximo viernes, a las 20 horas, se representará en el Teatro Villa de Molina la comedia Hechos y faltas, una obra escrita por Jeremy Kareken, David Murrell y Gordon Farrel, adaptada y dirigida por Bernabé Rico e interpretada por Ángeles Martín, Jorge Sanz y Gonzalo Hermoso, que analiza el mundo del periodismo en la era digital.

La actriz Ángeles Martín ha participado en el programa la Sala T de Radio Compañía durante una larga charla para hablar de esta obra y, al mismo tiempo, para comentar algunos aspectos de sus más de 33 años de carrera artística, como su participación en la serie más longeva de la televisión,  Amar es para siempre, que ha anunciado su final para el próximo 6 de marzo.

«El reputado autor John D’Agata ha escrito una crónica sobre la tasa de suicidios en Las Vegas para una de las mejores revistas del país. Emily, su redactora jefa, encarga al becario Jim Fingal la verificación de hechos del escrito pero pronto se encuentra con un “pequeño” problema: gran parte de ellos se los ha inventado. Lo que empieza como un trabajo más, pronto se convertirá en una hilarante historia sobre los límites que separan la libertad narrativa de la ficción», explica la actriz madrileña.

Hechos y faltas nos propone una reflexión sobre la realidad del periodismo en la actualidad,  subordinado a inflexibles ritmos de publicación y plagado de bulos e imprecisiones. Gracias al trabajo de verificación de un una crónica escrita por John D’Agata (Jorge Sanz), uno de los autores estrellas de la revista dirigida por Emily (Ángeles Martín), la obra nos mete de lleno en las entrañas del periodismo para reflexionar sobre cuál es el objetivo de la profesión y qué límites creativos tiene.

La peculiaridad de la obra es que está basada en el libro The Lifespan of a Fact, escrito por los los auténticos D’Agata y Fingal y que recoge la correspondencia que mantuvieron ambos sobre la corrección de un escrito del primero. De ahí que la obra se presente como un duelo entre Sanz, un periodista demasiado creativo, y  Gonzalo Hermoso, el joven becario verificador de datos, algo obsesivo con su trabajo. Entre ellos se generarán rayos y centellas a la hora de llevar a cabo su trabajo, arbitrado todo ello por la mediación de la experimentada directora de la revista (Martín), que verá amenazado el futuro de su publicación.

Así que, en clave de tragicomedia periodística, Hechos y faltas propone al espectador un debate en el que aparecen temas como el estado del periodismo actual, cómo se ve afectada la profesión por la digitalización y las redes sociales o sobre cuáles son los límites entre la ficción y la información en un texto periodístico.  Y es aquí donde recae el acierto de la obra. Primero en el buen hacer de la producción y de la interpretación. Los actores y la actriz protagonistas se hacen creíbles a la hora de defender sus papeles, ya sea como directiva experimentada, como escritor de renombre afectado por su propia inventiva o como el becario que se toma su trabajo de corrección de forma muy personal. Los diálogos y las embestidas entre ellos están muy afinados.

Por otra parte, un texto que ofrece al público un tema actual para reflexionar, y que no es otro que el presente y el futuro de la profesión periodística en un mundo en el que las Fake News, la inmediatez y la imposición de las redes sociales es muy intensa.

Para Ängeles Martín, durante muchos años no snó el teléfono para hacer imagen en televisión. Pero el teatro nunca le ha fallado, «ha sido mi marido fiel y llevo cerca de cuarenta funciones de teatro», indica la actriz.

 

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat