Canciones entrañables e inolvidables

 En

Como cada lunes, regresó, este 21 de noviembre, el programa “Música sin límites”, para dedicar su tiempo a “Canciones entrañables e inolvidables”, esos temas que, de una u otra manera, dejaron huella, siguen llamando nuestra atención, nos aportan grandes recuerdos y hacen de la sensibilidad el mejor eje de comunicación, diversificado en varias décadas, especialmente las últimas seis. No nos hemos fijado en los intérpretes, que pueden ser grupos o solistas, sino que hemos centrado la atención, especialmente, en la profundidad de esas canciones que revitalizan nuestro ánimo nada más sonar sus primeros compases.

Y, así, hemos radiado temas tan brillantes e imperecederos como “El sonido del silencio”, de Simon & Garfunkel; “Mil dulce Señor”, de George Harrison; “Qué mundo tan maravilloso”, de Louis Amstrong; “La Puerta de Alcalá”, de Ana Belén y Víctor Manuel; “Johnny B. Good”, de Chuck Berry; “Stand by me”, de Ben E. King y hasta el inolvidable “Yo soy aquel” con el que Raphael, en 1966, representó a España, en Luxemburgo, en el entonces atractivo y brillante “Festival de Eurovisión”, de hace la friolera de 56 años, medio siglo y seis años más no son otra cosa que una locura y la “mala costumbre” del tiempo de discurrir tan trepidantemente.

Son canciones, todas ellas, las veinte habitualmente radiadas, para generar nostalgia, momentos entrañables, gratos y no tan favorables recuerdos para algunos, pero, en definitiva, una hora de radio colmada de compases inolvidables y siempre bienvenidos. La magia de la música puesta al servicio del oyente, a través de las ondas musicales y amigas de Radio Compañía, la emisora Municipal de Molina de Segura.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat