«La situación es preocupante», afirma Bernardino López de la Comunidad de Regantes de Campotéjar que precisa: dependemos de la lluvia

 En

La ola de calor y la inexistente presencia de lluvia de este verano en la Región de Murcia está complicando las reservas hidrológicas de la Cuenca del Segura. Desde la Comunidad de Regantes de Campotéjar aseguran que  acabamos de entrar en estado de prealerta por bajos niveles de agua y no serían descartables cortes en el regadío de cara al próximo otoño. Es lo que precisa Bernardino Pérez, miembro de la directiva de dicha comunidad quien, puntualiza, si continúa sin llover «el próximo año hidrológico puede ser bastante complicado».

La previsión de agosto suele ser de sequía y, en caso de llover en septiembre, es probable que sean lluvias torrenciales o las conocidas como DANAS, precipitaciones que, continúa, «poco aporta a los embalses». Las lluvias paulatinas y prolongadas de borrascas son las que logran elevar los niveles de reservas de aguas como las lluvias de marzo y abril, y esas, añade Pérez, «por lo menos hasta dentro de cinco o seis meses no pasará».

En cuanto a la ola de calor, efectivamente, «afecta a la evaporación de agua» y, por tanto, a las reservas que hay para los cultivos. Sin embargo, afirma Bernardino, el problema real no es «tanto el calor en sí, sino el índice de humedad relativa». Y es que la humedad relativa que menciona es la que se posiciona a primera hora del día. Si bien, estamos asistiendo con la ola de calor a una escasa durabilidad de esa humedad de primera hora lo que, a su vez, perjudica severamente a la hidratación de los árboles.

«El agua no se ahorra cuando falta, se ahorra cuando se tiene», puntualiza Bernardino, que asegura que lo del cambio climático «es una cuestión para hoy» y que es fundamental que «se gaste el agua de una forma racional, que no se derroche».

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat