La protectora de animales de Molina acusa el abandono post navideño y el procedente de la caza

 En

El frío y la soledad además de a las personas más vulnerables también les afecta a ellos, a los animales. Especialmente,  a los que se encuentran en un refugio o en un centro zoosanitario lo que, coloquialmente, llamamos perrera, a pesar del esfuerzo y dedicación de las voluntarias de estos centros por dignificar una vida ya de por si dura. Voluntarias como Laura Belda, que, además de voluntaria, es la presidenta de la Asociación Protectora de Animales de Molina de Segura (APAMS). Laura nos cuenta en esta entrevista que a pesar de la buena racha que les ha acompañado estos meses atrás, con el incremento de adopciones y la recuperación de los animales perdidos que daban a parar al centro zoosanitario municipal,  el centro vuelve a estar lleno y ya empiezan a notar el abandono post Navideño y el fin de la temporada de caza. Ayer, afortunadamente, pudieron dar en adopción a una Podenca, procedente, probablemente, de una reala y que fue abandonada a su suerte. Una de las principales reivindicaciones de APAMS, que llevan reclamando desde hace tiempo, es la construcción de un nuevo centro zoosanitario municipal que cuente, por un lado, con unas instalaciones adecuadas para albergar en mejores condiciones a los perros y, por otro, con espacios habilitados para gatos, algo de lo que carece el actual centro cuyo interior ya no se puede habitar por peligro de derrumbe. El proyecto para la construcción del nuevo centro está actualmente paralizado a la espera de encontrar un terreno que reúna las condiciones necesarias.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat