«La gente tiene muchas ganas de mercado» afirma Consuelo que regenta un puesto de verduras en los mercados de Molina

 En

Si algo caracteriza la vida y actividad comercial de Molina de Segura son sus mercados semanales en barrios y pedanías. Que estos empiecen a andar ya esta semana es señal de que, poco a poco, estamos recuperando la normalidad. La normalidad también les va a llegar a ellos, a los pequeños agricultores y mercaderes que han estado dos meses sin poder llevar a cabo su trabajo que es el sustento de muchas familias.

<<La reapertura la afrontamos con muchas ganas y también con incertidumbre porque no sabemos cómo va a responder la gente, si van a querer salir de sus casas o no. Hasta que no hagamos uno (mercado) no sabemos cómo va a salir la cosa>> nos explica Consuelo Palazón Pérez, una de las mercaderas que abrirá su puesto mañana en el mercado del barrio del Carmen y el jueves en el Panderón. Consuelo y su marido Juan son dos pequeños agricultores de los Torraos, Ceutí, que cultivan sus propias verduras y después las venden en los mercados semanales de Molina de Segura, Alguazas y las Torres de Cotillas. En estas dos localidades los mercados semanales también reabren esta semana. Lo harán todos con las máximas medidas de seguridad posibles: limitando el aforo, la distancia entre puestos  y sin que los clientes puedan tocar el género. Algo que ya venían haciendo mucho tiempo desde «De mi huerto a tu mesa» el puesto que regenta Consuelo con su marido. Ellos ofrecen también a los clientes la posibilidad de realizar los pedidos previamente por WhatsApp para evitar colas y aglomeraciones. Algo que también hacían antes de esta crisis para que los clientes que trabajan y tienen mayores limitaciones horarias pudieran compran en el mercado. Una medida que tampoco es nueva para ellos pero que, sin duda, resultará muy útil en estos momentos.

<<No sabemos cómo responderán pero sí sé que la gente tiene muchas ganas de mercado>> aunque también reconoce que hay otra gente mayor a la que quizá le de algo de reparo. Consuelo insiste, por ello, en la posibilidad de preparar el pedido previamente y solo tener que acudir al mercado para llevárselo a su casa, reduciendo así el tiempo presencial de los clientes en el mercado. Esta reapertura supone un respiro para Consuelo y Juan que tuvieron que cesar su actividad en marzo  y solo pudieron realizar el reparto a domicilio los primeros días, para no echar a perder las vérduras. No pudieron seguir haciéndolo porque siendo solo dos no daban a basto con todo. Ellos, al menos, pudieron salvar el género. Consuelo nos cuenta que hay muchos otros agricultores de Los Torraos cuyos bancales han perdido toda su cosecha. Echando la vista atrás, Consuelo solo tiene una queja. No acaba de entender porque los mercados no se han reabierto antes como ha pasado en otras Comunidades Autónomas como el País Vasco o Cataluña. <<Al paralizar los mercados lo único que se ha conseguido es concentrar a la gente en las grandes superficies. Podíamos haber continuado con las mismas medidas que protección que se han implantado en los supermercados y así hubiéramos evitado colas y aglomeraciones en los establecimientos. No creo que nosotros seamos más infecciosos de lo que pueda ser un supermercado >> concluye.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat