Flyppy: «Yo no he ganado nada con las arañas de la rotonda, sólo quería sacarlas del almacén porque me daba una pena tremenda»

 En

Flyppy, Ismael Cerezo Ramírez (Murcia, 1967),  ya tiene instalada su obra La araña preñá y los zanguangos en la rotonda del barrio de Fátima.  La obra, que hizo hace más de 15 años para Ceutí Imagina, consta de una gran araña acompañada por otros  diez arácnidos de distintos tamaños que se entremezclan con las nuevas columnas de luz colocadas en la glorieta.  «No tenía claro cómo iba a quedar el colorido, pero al final ha quedado muy bien», sostiene Flyppy en una entrevista con Radio Compañía.

«Es una obra muy bonica que no se merecía estar almacenada», indica sobre la gran tarántula que, tras cerrar Ceutí Imagina, pasó a estar guardada en un almacén. «Le amputaron las piernas y he tenido que restaurarla», precisa.  La Comunidad Autónoma ha cedido gratuitamente las piezas al Ayuntamiento de Molina, a través de un convenio, para que presidan la rotonda de Fátima de forma indefinida.

«Yo no he sacado nada de esto, lo comido por lo servido», indica Ismael Cerezo. Y apostilla que «yo lo que quería era sacarlas del almacén donde estaba porque me daba una pena tremenda y, además, también costaba un dinero a los murcianos porque había que pagar el alquiler».

Maestro del vidrio

Las piezas firmadas por Flyppy nos aportan la visión de los que trabajan el vidrio con un concepto profesional, por encargo, con independencia creativa pero sometida al mercado. En estas obras la presencia del material del vidrio se impone por encima de cualquier otra lectura o interpretación. Maestro en el dominio del hierro y el cristal, entre los dos han creado un universo plagado de bichos, lámparas, muebles e instalaciones públicas y privadas; escultor que combinan magistralmente hierro y vidrio para crear formas y bichos que nuestra imaginación difícilmente puede aceptar o concebir.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat