«Es un soplo de aire, pero insuficiente abrir solo el 75% de las terrazas», opinan los hosteleros de Molina

 En

Molina ha recibido “con mucha alegría” la decisión del Comité Regional de la Covid 19, que permite reabrir los locales hosteleros de Molina, según ha manifestado la alcaldesa, Esther Clavero. “Somos de los pocos que hemos aprobado, al tenerse en cuenta la transmisión comunitaria del virus”, ha indicado.
Clavero se ha mostrado esperanzada de que continúe la mejoría y baje la presión en los hospitales, sobre todo en el Morales Meseguer, que es el centro de referencia de Molina de Segura.

“Como un soplo de aire, pero la medida es insuficiente e improvisada”. Así han digerido los hosteleros de Molina la decisión del Gobierno regional la reapertura de sus terrazas con un 75 por ciento de aforo. El presidente de la Asociación Gastronómica de Molina y gerente del restaurante Nuevo Centro, Juan Efrén Delgado, considera “insuficiente” estas condiciones.
“Nos han conformado con esto, pero no lo veo justo porque si abrimos debe ser como Dios manda”, indica. No obstante, apostilla que “como la situación está tan fea y tan mala, cualquier soplo nos viene bien”.

Por su parte, Maite Meneses, integrante de dicha asociación y regente del Pub Celeste, admite que “es un soplo de aire porque el horizonte de abrir lo teníamos muy lejos, ya que pensábamos que se iba a demorar más”.  Maite indica que los hosteleros tienen sensaciones contradictorias. “Hay cierto optimismo porque queremos volver a abrir y estar con nuestros clientes, pero también lo vemos insuficiente por las restricciones y por las condiciones climatológicas, ya que empiezan a bajar las temperaturas”.

Vicente García, propietario del bar El Linde, preparaba ayer su establecimiento para la reapertura “con muchos nervios y con un poco de esperanza, ya que recogeremos algo de dinero, aunque sea poco”. El Linde precisa que los baristas de Molina “seguiremos vigilantes para que nuestros clientes cumplan las normas y esperamos que la situación mejore”.

Fulgencio Tortajada, gerente del bar A lo loco, opina que “habrá que seguir insistiendo en que se abra al cien por cien, tanto las terrazas como el interior, ya que estamos haciendo lo imposible para que no haya contagios”. Recuerda que hay muchos locales que no disponen de terraza, o bien resultan insuficientes para rentabilizar el negocio.

El propietario del restaurante M&J, Francis Fernández, también considera “positiva” la medida, pero “insuficiente” A su juicio, “·se genera un conflicto porque tenemos la incertidumbre de si sacamos a los trabajadores del Erte o no”, señala. Y concluye: “Así no se puede trabajar, esto no es serio”.

Algunos establecimientos han decidido no abrir este fin de semana. Es el caso del gastrobar Signatura. Según indica uno de sus copropietarios, Juanjo Martínez. “vamos a esperar a ver si nos dejan abrir en el interior y, además, nosotros tenemos varias líneas de trabajo para dar un mínimo de cubiertos y si no lo cubrimos, no es rentable”.  Considera que la medida es “improvisada porque no pueden decir un jueves por la noche que un sábado podemos abrir”. Recuerda que tienen que hacer pedidos y recibirlo de sus proveedores, preparar sus platos y sacar a trabajadores del Erte, entre otros requisitos previos.

Por otro lado, la primera edil ha vuelto a reunirse con los representantes de la hostelería molinense para seguir negociando un plan de ayudas específico para el sector. Esther Clavero ha avanzado que “estamos trabajando ya en un segundo Plan de Contingencia para el próximo año, en el que se prestará una especial atención a nuestra hostelería, sector al que esta pandemia castiga especialmente, a pesar de que sus profesionales han seguido desde el principio todas las normas y medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat