Diego Jiménez: «Quién quiere jugar conmigo es un montaje apto para quienes no teman dejarse llevar por las emociones»

 En

¿Quién quiere ju(z)gar conmigo? es un espectáculo que surge de la necesidad, de querer comunicar, desde la emoción y en primera persona, la teoría y la “práctica” de todo lo aprendido después de desaprender primero. Así lo explica Diego Jiménez, el actor que se subirá el sábado al Teatro Villa de Molina para ofrecer «un montaje difícil de etiquetar y fácil de experimentar, sólo apto para quienes no teman dejarse llevar por las emociones». En el programa La Sala T, Diego confiesa que la cita del sábado en Molina, a las 21 horas, representa un gran reto porque «llevo un año sin hacerlo, desde que representamos en el Romea».

Se trata de un espectáculo con un formato unipersonal y diferenciador, más cercano al psicoteatro o el teatro terapéutico que a cualquier otra disciplina. Y que toma forma, como proyecto escénico, bajo la dirección artística de Fernando Ripoll. «No se trata de una obra de teatro al uso, aunque si lo es su formato y, como tal, se representa, tampoco es un monólogo, aunque solo hay un protagonista, ni siquiera es una conferencia motivacional más desde el adoctrinamiento. No es nada de eso y, a la vez, es todo junto», señala.

En definitiva, es una oportunidad para invertir en uno mismo, donde está prohibido juzgar y permitido jugar a la relación con las emociones.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat