Más de cien familias de Vivienda Joven denuncian filtraciones de agua y grietas desde hace una década

 En Noticias

Unas 150 familias del complejo residencial Vivienda Joven, situado en la urbanización de Altorreal, vienen sufriendo un calvario desde que en 2008 se escrituraron estos pisos subvencionados por la Comunidad Autónoma, al tratarse de protección oficial. Al poco tiempo de ser ocupados, los vecinos detectaron numerosos defectos constructivos, sin que se adoptaran las medidas necesarias para subsanarlos. Las filtraciones de agua han sido constantes en los sótanos y en los trasteros privados, originando grietas en las viviendas. Según el presidente de la comunidad de propietarios, cada familia ha tenido que abonar unos 800 euros en derramas para costear diversas reparaciones valoradas en más de 100.000 euros.

presidente-de-la-comunidad-de-propietarios

Uno de los propietarios, Francisco Manzanera, remarca que han sido “muchos los despropósitos”. Pone como ejemplo que, después de recibir la cédula de habitabilidad, un camión cisterna venía a recoger agua porque tardaron más de un año en instalar la red de saneamiento. “Durante un tiempo el agua y excrementos salían hasta por las cisternas ¡Vergonzoso!”, exclama.

En 2011 la comunidad de propietarios decidió iniciar acciones legales por las deficiencias en la construcción. El juicio contra la promotora está fundamentado en el incumplimiento por su parte del contrato de ejecución de obras de reparación firmado el referido año. Y este lunes se celebrará la vista en el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Murcia La demanda presentada por la letrada Isabel García Piñero se fundamenta en la pericial que hizo en su momento el técnico Antonio Torrecillas Melendreras, donde enumera y valora todo aquello sobre lo que no se actuó y se está reclamando una cantidad (306.272,72 €) como valoración de ese incumplimiento, según ha explicado la propia letrada.

Explica que, finalmente, se llegó a un acuerdo y se firmó un contrato de ejecución de obras de reparación entre las partes, donde se recogen las actuaciones a realizar para subsanar todas las deficiencias constructivas de las que adolecía el complejo. En 2015 se dieron por finalizadas las obras, pero el contrato firmado entre las partes no se había cumplido en su totalidad, según la comunidad de propietarios. Es decir, los vecinos reclaman tanto por las deficiencias halladas desde que se instalaron en sus pisos como por el incumplimiento de las reparaciones no realizadas que incluía el segundo contrato suscrito con la promotora.

Desde la interposición de la demanda, la comunidad de propietarios ha tenido que realizar derramas para realizar reparaciones y arreglos. Francisco Manzanera apostilla que, en la actualidad, hay una larga lista de trasteros y zonas comunes afectados por las filtraciones de agua.

Derramas

El administrador de la finca, Juan Ramón Martín, apunta que los gastos de todo esto, hasta el momento, han generado derramas por un total de 104.998,56 €. “Y aún quedan numerosísimas intervenciones que realizar contempladas en lo acordado en el contrato de ejecución de obras de reparación de 2011 y que siguen sin realizarse, agravando los daños cada día más”, sostienen los propietarios.

La letrada Isabel García también apunta que, en su momento, se dotó de un fondo extraordinario de reserva para la finalización de las obras en la desaparecida entidad BMN (absorbida por Bankia), fondo que la promotora no podía utilizar hasta que existiese el visto bueno del técnico de la comunidad de propietarios, circunstancia que no se llegó a producirse. Según la abogada, “no se sabe qué ha pasado con ese fondo”.

Por otro lado, existe un proceso judicial paralelo en el que la promotora, Nueva Vivienda Joven, responsabiliza de las deficiencias del complejo residencial a los técnicos que intervinieron en la construcción de las viviendas.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat