Las tiendas de barrio salvan a nuestros mayores

 En Noticias

Aunque las grandes cadenas de supermercados siguen abasteciendo a la mayor parte de la población molinense también hay otra parte de la población que por comodidad, cercanía y trato directo se vale del pequeño comercio para hacer sus compras, del más pequeño incluso: las tiendas de barrio. En especial, hablamos de personas mayores del municipio que antes de esta crisis ya eran clientes habituales de este tipo de comercios que, ahora, se han convertido, en muchos casos, en su salvación. Una salvación recíproca.

Un buen ejemplo de tienda de barrio es Regalos y Mercería María José, regentada por María José. Una tienda situada en el Barrio de San Antonio en Molina de Segura que lleva ahí, como comentan en el barrio, «toda la vida». Podríamos considerarla como la típica tienda de barrio, esa en la que puedes encontrar casi de todo. Pero, en especial, productos de alimentación, de droguería y de mercería… Y así se aúnan casi todos los elementos para que este pequeño comercio sea un espacio tan socorrido para una parte, al menos, de los vecinos. En una misma tienda podemos encontrar alimentos,  productos de limpieza y hasta algunos de los materiales para que podamos confeccionar nuestras propias mascarillas caseras: los elásticos, por ejemplo. Y todo, con la cercanía y el trato directo que está garantizado en una tienda como esta. Entre los productos más vendidos en la tienda estos días, María José resalta la lejía y también los dulces, y que no falten.

Pero, además, el reparto a domicilio también está contemplado en esta tienda del barrio «de los mosquitos», como se le conoce popularmente al barrio de San Antonio. María José abre la tienda solo por la mañana y por la tarde se dedica a realizar el reparto en el domicilio de sus vecinos. Basta con llamar por teléfono a María José y decirle lo que te hace falta para que ella te lo lleve a tu casa, si puede, esa misma tarde. Aunque el reparto a domicilio ya lo tenía instaurado antes de esta crisis, ahora este servicio ha aumentado considerablemente. Realiza unos 15 repartos a domicilio diariamente. La mayoría, son personas mayores que evitan, por todos los medios, salir de sus casas. Y María José colabora activamente en ello, ya que además de llevarles productos de su tienda, si les hace falta, también les lleva pan u otros productos que necesiten. Poder llevar tu negocio y ser solidarios al mismo tiempo ya vemos que es perfectamente compatible.

Acudir fisicamente a comprar a la tienda de María José es, como nos cuenta ella misma, <<como llamar antiguamente al «Consultorio de Elena Francis»>>. Es un espacio para hacer la compra sí, pero también para desahogarse o comentar cosas mundanas. Y esto es algo que echan de menos los clientes que no salen de sus casas estos días. Aunque, al menos, María José les ofrece la posibilidad de hablar vía telefónica, entre pedido y pedido.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat