La incidencia baja a la mitad en una semana y los casos activos de coronavirus se reducen a 181 en Molina

 En Noticias

A fecha de ayer miércoles 10 de febrero, el número de casos activos en Molina de Segura era de 181. Hace una semana, el municipio tenía 341 casos activos, lo que supone un descenso del 47 %. Así, la incidencia acumulada en los últimos 7 días ha pasado de 262,6 del día 4 de febrero, a situarse en 119,6 casos por 100.000 habitantes ayer miércoles, lo que significa haber recortado esa incidencia un 54,4 %, es decir, más de la mitad. Para encontrar indicadores similares a éstos, habría que remontarse a finales de agosto, antes del inicio de la segunda ola. Por otro lado, la incidencia acumulada de los últimos 14 días estaba hace una semana en 798,4 casos y en el día de ayer el registro era de 386,7 por 100.000 habitantes, un recorte del 51,6 %, también más de las mitad en una semana. En este caso los datos más parecidos son de mediados de septiembre, cuando se empezaba a hablar de una segunda ola de la pandemia.

Por zonas básicas de salud, los datos a fecha de ayer miércoles quedan como siguen: la incidencia acumulada más alta se sitúa en la zona Sur, con 202,5 casos por 100.000 habitantes en los últimos 7 días y 607,5 casos en las dos últimas semanas. Esa incidencia es de 109,1 y 390,8, respectivamente, en la zona Norte, y de 39,1 y 142,1, respectivamente, en la zona Este.

El Alcalde de Molina de Segura, Eliseo García Cantó, ha presentado en rueda de prensa, hoy jueves 11 de febrero, en el Salón de Plenos municipal, los datos actualizados de la incidencia de la pandemia del COVID-19 en el municipio. Le ha acompañado en la presentación el Concejal de Deporte y Salud, Miguel Ángel Cantero García.

García Cantó ha comenzado su intervención señalando que “el nivel de alerta municipal, según los indicadores epidemiológicos, sigue siendo extremo, como en el resto de municipios de la Región, aunque el índice de transmisión ha bajado en nuestra localidad a muy alto, al contar con una incidencia acumulada a 14 días por 100.000 habitantes por debajo de 500 casos”.

“Día a día vemos cómo todos los indicadores mejoran y se reduce el número de contagios, baja la incidencia acumulada y disminuye la presión sobre nuestro sistema sanitario y asistencial. Aun así, seguimos estando muy lejos de los ansiados 25 casos por cada 100.000 habitantes que supondría alcanzar una cierta normalidad. La incidencia actual, y esto es lo que nos debe mantener alerta, multiplica ese objetivo más de 15 veces”, advierte el Alcalde.

“Además, debemos ser conscientes de que son muchas, demasiadas, las vidas que este virus se está llevando por delante, dejando un desgarrador dolor en lo más profundo de nuestra sociedad. Desde el inicio de la pandemia han fallecido en Molina de Segura 67 personas, 5 de ellas en la última semana. Nada puede mitigar la inmensa pena que nos embarga tras la irreparable pérdida de estos 67 vecinos y vecinas. Me resisto a ver con normalidad algo tan doloroso y traumático. Vayan aquí mis condolencias y las de toda la Corporación que presido a los familiares y amigos de las personas que han fallecido como consecuencia de esta cruel enfermedad”.

1.263 sanciones

El Alcalde ha informado que, en la semana que va del 1 al 7 febrero, la Policía Local ha impuesto 82 sanciones por incumplimiento de la normativa establecida para evitar la propagación del virus. De ellas, 25 fueron por beber en la vía pública, 13 por reunirse más personas de las permitidas, otras 13 por no respetar el toque de queda, 13 más por no cumplir con el confinamiento perimetral, 3 por no llevar mascarilla, 3 por consumir en las barras de los locales de hostelería sin estar permitido, 2 por exceso en la ocupación de vehículos, 1 por fumar en la vía pública y 9 por otros casos. Desde el comienzo de la pandemia, el número de sanciones se eleva a 1.263.

Entre las 25 sanciones tramitadas la última semana por beber en la vía pública, están las 22 que se pusieron en la noche del pasado viernes a un grupo de jóvenes de la localidad que, saltándose todas las medidas adoptadas para detener la propagación del virus, estaban de fiesta, haciendo botellón y con la música muy alta en la Rambla de Los Calderones. Esa misma madrugada fue denunciada también la propietaria de una vivienda de la Calle Mayor por estar realizando una fiesta en su domicilio.

Al día siguiente, el sábado, los agentes de la Policía Local llevaron a cabo el desalojo de una vivienda de la Calle Alfonso X El Sabio, en cuyo interior se habían dado cita varias personas no convivientes que fueron propuestas para sanción.

“Esta forma de comportarse, incívica, nada solidaria e irresponsable –señala el Alcalde-, es una excepción a la ejemplaridad que demuestra a diario la inmensa mayoría de la ciudadanía molinense en su forma de actuar ante esta pandemia, y nos enseña que, si no respetamos las normas que nos hemos impuesto, difícilmente podremos frenar los contagios”.

“Debemos felicitarnos porque la presión asistencial haya bajado y el nivel de contagios también, pero no debemos olvidar que el virus sigue estando con nosotros y que el riesgo de que la curva de contagios vuelva a dispararse sigue estando ahí. De nuestro comportamiento social e individual sigue dependiendo en gran medida que se repitan momentos a los que no deseamos volver bajo ningún concepto. Las mujeres y hombres de Molina de Segura nos hemos curtido en la lucha contra la adversidad a lo largo de los años, una experiencia adquirida que se convierte ahora en un valor consolidado que nos ayudará a superar esta crisis sanitaria y también económica. El esfuerzo colectivo de la inmensa mayoría de la sociedad molinense demuestra que unidos conseguiremos doblegar al virus. Permitidme que apele a vuestra generosidad. Sé que son muchos los sacrificios que ya hemos hecho, pero, por el bien común, se hace necesario mantener comportamientos cívicos y responsables”.

Eliseo García ha insistido en que “tenemos que seguir limitando el contacto personal entre familiares, amistades y compañeros de trabajo. Se hace necesario reducir las reuniones interpersonales, procurando en todo momento guardar la distancia de seguridad y solo quitarnos la mascarilla cuando sea imprescindible. Gracias por haber entendido que esa es la única forma de frenar la expansión del virus, y gracias también por comprender que no debemos relajarnos por positivos que puedan ser los indicadores, porque al mínimo descuido la curva puede volver a subir”.

Hasta el 23 de febrero está en vigor el cierre perimetral del municipio y sigue estando limitada a dos el número de personas no convivientes que pueden reunirse en los espacios públicos, tanto en interior como exterior, a excepción de que se trate de personas que viven juntas. Las personas convivientes sí pueden salir a la calle juntas, independientemente de su número.

También se mantiene, hasta que la evolución de la situación epidemiológica lo determine, el cierre a las 20.00 horas de la atención presencial de los locales y establecimientos comerciales no esenciales.

“Las medidas adoptadas por el Ayuntamiento el pasado mes de enero estarán activas, al menos, hasta el final de esta semana y aprovecharemos estos días para estudiar detenidamente la situación en nuestra localidad. El objetivo es plantear, con la vista puesta en el próximo lunes, la posibilidad de relajar, en la medida de lo posible, esas medidas”.

El Alcalde ha concluido asegurando que “desde el Ayuntamiento de Molina de Segura vamos a seguir trabajando sin descanso y que no vamos a dejar a nadie atrás; éste es nuestro compromiso con la ciudadanía. Juntos y con lealtad superaremos esta crisis y sus devastadores efectos”.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat