La escuela taller se adapta a la normativa Covid para proteger a alumnos y profesores

 En Noticias

La Escuela Taller de Molina de Segura ha remodelado parte de las instalaciones destinadas a la formación de los certificados de profesionalidad y la formación complementaria para adaptarlas a la normas de protección que impone la pandemia de la COVID-19, tal y como ha comprobado la propia alcaldesa, Esther Clavero, durante una visita realizada a este centro, acompañada por el concejal de Políticas para la Formación e Inserción Laboral del Ayuntamiento molinense, Eliseo García Cantó.

Los trabajos se han llevado a cabo durante los tres últimos meses con recursos humanos y materiales de la propia escuela. En concreto, se han realizado obras en el aula de albañilería para aumentar el espacio destinado a la formación y garantizar, de este modo, la distancia de seguridad de dos metros entre los participantes en la actividad. También han aumentado la superficie de los bancos de trabajo a 2 metros, para evitar la proximidad entre los alumnos.

Además de la reestructuración y reorganización de los espacios en general de los dos edificios donde se desarrollan los programas mixtos de empleo-formación, desde el equipo directivo, pedagógico y docente se está llevando a cabo una nueva planificación de los aspectos más relevantes que puedan aumentar la seguridad en el desarrollo de las actividades: horarios de accesos y salidas, descansos, circulación en las instalaciones, señalización, etc.

Antes del inicio de la actividad prevista para el 1 de septiembre, se trabaja en disponer de las mascarillas, guantes y equipos de protección necesarios. Con estas medidas, explica Eliseo García, «nos anticipamos a la puesta en marcha del nuevo programa mixto de empleo y formación San José I”. La alcaldesa ha indicado que es obligación de la administración acometer este tipo de actuaciones con el propósito de garantizar en todas las instalaciones la distancia de seguridad entre el alumnado.

Nuevos vestuarios
El nuevo programa mixto de empleo y formación San José I incorporará a 32 participantes, pensando en la protección de los trabajadores y de los alumnos. García Cantó ha explicado que, inicialmente, habrá unos meses de formación y a finales de año está previsto que comience las prácticas profesionales, teniendo como tarea principal la construcción de vestuarios en las instalaciones deportivas del barrio San José.

Por su parte, Clavero ha señalado que la construcción de dichos vestuarios responde a una demanda vecinal, por lo que el proyecto no sólo da respuesta a esta petición, sino que se coordina con un programa que propicia la inserción laboral de los treinta y dos alumnos inscritos.

Empezar a escribir y pulsar Intro para buscar

WhatsApp chat